7 de septiembre de 2011

1 de septiembre de 2011

알았어?

Siempre me quejo de que los hombres son básicos. No, perdón, DEMASIADO básicos. Siempre sabes que van a hacer, y porque hacen lo que hacen y dicen lo que dicen. Sabes cuando es chamuyo y sabes cuando es enserio. Pero, cuando se me cruza un interesante, uno que no es básico, me quejo. Me quejo porque no lo es! (Aparte de mi manía de quejarme por deporte). Me quejo de que no puedo entenderlo. Me quejo de que no se porqué hace las cosas, y tampoco se porque no las hace. Me quejo de que es molesto, y mientras me quejo de tosos sus defectos, voy entrando. Entrando en el. Y el entrando en mi. En mi vida, en mi cabeza, en mi tiempo, en mi corazón. Siempre me agradó la gente que no es del montón. Gente que se destaca por su personalidad y por tener opinión propia. Genre que sabe lo que quiere. Pero yo no se lo que quiere. Yo no se lo que quiero. Esta es la cruel verdad.